Felicidad es una palabra que se escucha con frecuencia asociada a frases que describen un universo utópico, como el famoso cierre que conocemos de los cuentos de hadas “Y vivieron felices por siempre”, seguido de la palabra “FIN”. ¿Alguna vez te has preguntado si ese “felices por siempre” existe? ¿Cuál es tu respuesta? ¿Qué imaginas que sucede con los personajes de la historia después de “FIN”? 

Hoy es un buen momento para sacar la felicidad de la utopía, reconocer que no solo existe en cuentos de hadas y universos paralelos perfectos, mucho menos está reservada para solo unos cuantos afortunados. En realidad, todas las personas que habitamos el planeta somos merecedores de felicidad, el universo nos ha otorgado ese derecho desde el momento que comenzamos a existir. No es un derecho por el que tienes que pelear, no tienes que hacer algo extraordinario para merecerlo, solo tienes que verte de manera amorosa y reconocer el derecho que ya tienes. ¡Te mereces felicidad! ¡Toda la felicidad que seas capaz de sentir! 

Ahora bien, ¿Cuándo se puede ser feliz? La respuesta es simple y sencillamente ¡AHORA! No es necesario esperar a que algo grande suceda, a conseguir el trabajo de tus sueños, a que los hijos crezcan, a encontrar pareja, a que te cases, se puede ser feliz ahora mismo, con lo que se tiene en el momento presente, en el lugar donde te encuentras, con quienes compartes la vida ahora mismo. Estar viva es suficiente motivo. No tenemos garantía de estar aquí mañana, así que ¿para qué esperar?. 

Si bien es cierto que puede ser que tengas un gran número de proyectos y sueños por cumplir, metas en las que estas trabajando y objetivos puestos en el largo plazo, esa es una maravillosa forma de llevar la vida, sin embargo; el no haber alcanzado aún todo lo que quieres no es impedimento para ser feliz desde el momento presente. 

Un importante componente para ser feliz ahora mismo es el agradecimiento. Detente un momento, piensa en lo afortunada que eres ahora mismo, ¿Qué tienes que puedes agradecer? ¿Has amanecido viva? ¿Cuentas con salud? ¿Tienes aire en tus pulmones? ¿Tienes alguna persona querida cerca? ¿Has visto un lindo atardecer? ¿Tienes tu cuerpo completo? ¿Puedes ver? Si respondiste que si a cualquiera de estas preguntas te tengo una buena noticia: ¡Ya tienes motivos para ser feliz! Cuéntame… ¿Cuáles son tus motivos? 

Toma un momento para reconocer lo que ya tienes y lo que has logrado hasta el día de hoy, hazte consciente de que puedes ser feliz por eso desde hoy, sin necesidad de esperar a cumplir todos tus sueños para ser feliz hasta entonces. Recordar que la felicidad es un camino, donde se disfruta todo el recorrido, no solo la llegada a la meta. 

Ahora bien, así como no es necesario esperar para ser feliz tampoco es necesario esperar que “alguien” llegue a hacerte feliz. ¿Quieres conocer a la responsable de tu felicidad? Por favor ve al espejo y sonríe a la persona que ves pues estas frente a la responsable de tu felicidad. Si bien es cierto que puedes sentirte afortunada al tener pareja, hijos o amigos, de ningún modo es correcto asignarle a ninguno de ellos la responsabilidad de hacerte feliz, pues de ser así, es posible que termines frustrada. En cambio, puedes decidir ser feliz y compartirlo con tus seres más queridos, incluso con todas las personas a tu alrededor. Verás que cuando la felicidad se comparte esta se multiplica.  

Entonces, la felicidad no se trata de tener todo lo que quieres y estar con quien siempre has deseado, es más bien una decisión de serlo con lo que tienes y con quien estas ahora mismo. Incluso cuando solo estes contigo misma. 

Hasta ahora, he mencionado muchas veces la palabra felicidad, y cada vez que la has leído apuesto que ha venido a tu mente tu propia imagen de lo que la representa, esa imagen es diferente para cada persona y cada una de esas imágenes ¡Es correcta!. Tomando en consideración que cada persona es un universo entero, dentro de cada universo la representación de felicidad tendrá un traje distinto. Entonces, todos podemos ser felices sin que eso signifique que lo alcanzaremos de la misma forma ¿Cuál es tu forma de sentirte feliz? Para alguien puede ser ver a sus hijos crecer, para otra persona puede ser viajar por el mundo, y ambas están en lo correcto. 

¿Qué te hace feliz a ti? Si la respuesta no viene a tu mente de forma clara, no te preocupes, nunca es tarde para descubrirlo y de hecho, ¡en el centro de tu corazón ya lo sabes! Solo necesitas escuchar esa vocecita en tu interior que te habla ¿La has escuchado? Es aquella que algunos llaman intuición. Toma un momento, respira, cierra los ojos, pon en pausa los pensamientos que te distraen, escucha tu intuición. ¿Qué te dice? Si la escuchas con frecuencia cada vez será más clara.  

Y puede ser que estes pensando en todos los problemas que te impiden ser feliz. Es fácil que la mente nos distraiga con todos los obstáculos para ser felices y eso nos impida ver que es posible serlo. Puede ser que no estes atravesando el mejor momento, que las cosas no estén saliendo como las habías planeado o como te gustaría que sucedieran. Sin embargo, es importante recordar que mereces ser feliz y que has venido a este mundo a serlo. Tu no eres tus problemas, no eres lo que ha salido mal, no eres tu sufrimiento, es un juego de la mente que te identifiques con ellos, cuando solo son parte del momento y estos pasaran igual que el momento. 

Cuando el momento que se está viviendo está acompañado de problemas y dificultades, llama a tu aliada La confianza. Confía en que el momento pasará, los problemas se pueden resolver, permítete sentir dolor, impotencia, frustración, siéntelo y luego déjalo ir, no te quedes ahí, sigue tu camino. Recuerda que viniste a ser feliz, no te distraigas. Confía en la luz que habita en tu interior, confía en la voz de tu corazón, él sabe como devolverte la paz, solo escúchalo.  

Todas venimos a este mundo a ser felices ¡Hagamos que suceda! 

¿No sabes por donde empezar? ¿Quieres que te acompañe? Escríbeme  y te puedo acompañar.

 

¿Quieres leer más? Ve al blog.

 

Para enterarte cada vez que publiquemos nuevo contenido suscríbete aquí

Categorías: Ser Feliz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *