Cuentas viejas leyendas que hubo un tiempo, hace muchos años, en que las mujeres solían vivir en tribu conectadas entre sí, se ayudaban en todos las obligaciones de la vida diaria, sus ciclos se sincronizaban, se sanaban a si mismas, criaban juntas a sus hijos y estaban unas para las otras cada vez que fuera necesario. 

¿Será que podemos volver a vivir así? Y al pensarlo, no encuentro una sola razón para decir que no… ¿Qué piensas? ¿por qué crees que nos hayamos alejado? ¿Crees que sea posible nuestra reconexión hacia la Madre Tierra y eso nos devuelva la consciencia de que nuestras raíces son una sola? 

¿Te ha pasado que piensas lo mismo que tu mejor amiga? ¿La llamas y te dice que estaba pensando en ti? A mi sí, y estoy completamente segura de que la razón de que así suceda es porque estamos sincronizadas, nuestra intuición nos habla al mismo tiempo, lo que nos permite sentir lo que está viviendo la otra y saber si nos necesita. ¿Con quién te ha pasado? Tal vez con tu hermana, tu madre, una amiga… cuéntame como ocurre la conexión… 

Y es que si podemos recuperar la conexión entre nosotras, se abrirá un gran mundo de posibilidades, nos daremos cuenta que unidas somos fuertes, podemos sostenernos, apoyarnos, ayudarnos, protegernos, amarnos y extender la energía femenina por el mundo. ¿Te imaginas? 

Y es que si consideramos que la energía femenina se caracteriza por la entrega de amor, permitir el fluir de las emociones, compartir la vida, entonces nos damos cuenta que ser conscientes de nuestra energía femenina nos permitirá elevar nuestra vibración, y si conectamos con otras mujeres se elevará la vibración colectiva. Lo cual sería muy lindo ¿no crees?

¿Cómo te sientes con respecto a las mujeres a tu alrededor? ¿Crees que estas conectada a ellas? ¿Se ha perdido la conexión? No te preocupes si respondiste que si a la última pregunta, la buena noticia es que siempre, siempre, se puede recuperar la conexión, basta que tu corazón quiera y tomes acción para hacerlo. 

¿Cómo recuperar la conexión o hacerla crecer? Te dejaré algunas ideas que puedes poner en práctica y me encantaría que me cuentes cómo te fue: 

  • Participar en un círculo de mujeres, el círculo permite el fluir de la energía y le entrega de amor y apoyo incondicional, ¿Te animarías a probar? ¿Qué puedes perder? 
  • Hacer una meditación con la atención fija en tu útero, incluso si no lo tienes físicamente, el visualizar nuestro utero como fuente de amor y creación de vida nos permite visualizar el gran amor que podemos entregar y expandir. 
  • Siempre que veas a una mujer, visualizala como un espejo, lo que ves en ella es lo que hay en ti. Y preguntate ¿Cómo la puedo ayudar? Siempre considera ayudar, siempre es una buena opción. Y no te preocupes quien te ayudará a ti cuando lo necesites, seguro habrá quien llegado el momento. 

¿Estas ideas te ayudan a saber por donde empezar? ¿tienes dudas como ponerlas en práctica? Escribeme, me encantaría acompañarte. 

¿Quieres leer más? Ve al blog. 

 

Para enterarte cada vez que publiquemos nuevo contenido suscríbete aquí


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *